Aceites macerados

Estos aceites, no son en sí mismos una receta, pero sí que viene bien conocer que tenemos estas opciones de macerar el aceite, pues con ellos después podemos aliñar diferentes platos y aportarles un toque especial y nuevo.

Mis dos aceites preferidos son el de guindillas picantes (sale un aceite realmente picante) y el de ajo y finas hierbas.

Para el de guindillas: simplemente cortar algunas guindillas por la mitad y dejar otras guindillas enteras. Añadir el aceite y dejar reposar. Cuando este aceite se acabe, no hace falta substituir las guindillas, sino que simplemente ir añadiendo aceite en la medida que vaya gastándose… supongo que algún día estas guindillas dejaran de “funcionar”, pero las mías llevan allí tiempo y aún siguen cumpliendo su función.

Para el de ajo y finas hierbas: picar el ajo y añadir las hierbas. Verter el aceite y lo mismo que el aceite anterior.

Ahora simplemente hace falta imaginación para darles cualquier utilidad que se nos ocurra en la cocina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s